Volver
31/01/2015 - Cosquín, Córdoba
El cantante cerró la séptima luna del Festival Nacional del Folclore. Intepretó sus grandes éxitos y fue la gran figura de la noche. ''Cosquín es gracias a la gente'', señaló.
Luciano Pereyra fue el encargado de cerrar anoche la séptima luna de la 55º edición del Festival Nacional del Folclore de Cosquín.

El artista subió al escenario Atahualpa Yupanqui a las 00.54 de la madrugada vestido con un traje negro, camisa blanca y corbata azul.

La apertura de su show fue netamente folclórico con “Zamba para olvidar”. En su repertorio interpretó grandes éxitos como “Soy un inconsciente”, “Sin Testigos” y “Mar de amor”, entre otros.

Tras media hora de espectáculo, el cantante agradeció el apoyo del público que había colmado la Próspero Molina. “Cosquín es gracias a la gente”, señaló.

Corrían las 1.30 cuando llegó el momento romántico de su presentación. Luciano sentado en una silla de cara al público, recitó “Córdoba sin ti”, “Como puedes vivir sin mi”y “Muero de celos”.

Más tarde, el artista recordó su viaje al Vaticano en el año 2000, y cantó “Sólo le pido a Dios” recibiendo la gran ovación de los presentes.

Para finalizar su show, interpretó dos reconocidos temas que marcaron su carrera como “Porque aún te amo” y “El vestido rojo”, ante la algarabía de la multitud que había colmado la plaza.

De esta manera, Luciano Pereyra cerró la séptima luna coscoína y volvió a demostrar el cariño especial que el público le ofrece en cada presentación.

fuente: Cadena 3